Construction Worker Houston Texas 1

El 25 de junio un trabajador de 39 años fallecía en la fábrica de una multinacional en el municipio vasco de Zumarraga al caer desde un tejado, el 3 de julio perdía la vida otro operario de 47 años en la ABC de Sestao aplastado por una piedra de gran tonelaje. Los dos trabajaban para una subcontrata.

Lo que comenzó siendo un mecanismo de organización productiva para optimizar los trabajos especializados de las empresas, hoy se ha convertido en una práctica generalizada en todos los sectores y servicios. Se ha mercantilizado al máximo las relaciones laborales y trasladando a las subcontratas buena parte de los riesgos laborales y de la inseguridad. La contratación en cadena, denuncian los sindicatos, reducen la coordinación en materias de seguridad y acaban por provocar accidentes.

Según un informe de la patronal del construcción, SEOPAN, más de 20% de los trabajadores que se emplean en el mundo de la construcción son trabajadores por cuenta propia, el ultimo eslabón de la cadena de subcontratación. El impacto que todo ello tiene sobre los accidentes de trabajo y las enfermedades e incapacidades es alto. Los sindicatos culpan directamente este tipo de contratación como factor principal de riesgo. Leire Txakartegi, sindicalista vasca señala que  “la siniestralidad laboral en las empresas es muy elevada porque no se quiere luchar contra la precariedad, que es la base fundamental de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Uno de los elementos de la precariedad que más ha aumentado estos últimos años es la subcontratación”, además “existe normativa específica sobre lo que se debe cumplir desde la empresa principal hacia las subcontratas”

Las responsabilidades, obligaciones y derechos quedan muy difuminados entre los distintos niveles de subcontratación, lo que dificulta la implantación y cumplimiento de un plan global de prevención de riesgos laborales. Txakartegi afirma que “ya con la excusa de la crisis se está invirtiendo muy poco en prevención en la propia empresa, menos se está haciendo para la coordinación de actividades empresariales, y esto hace que la probabilidad de sufrir un accidente aumente considerablemente entre las subcontratas”. Algunas de estas empresas, por su pequeño tamaño, no tienen siquiera derecho a elegir representante de los trabajadores y quedan fuera de la tutela y protección sindical.

En lo que va de año han fallecido en el País Vasco 30 trabajadores, 10 de ellos trabajaban para una subcontrata.